INTRODUCCIÓN

Amigos lectores: esta página se ha concebido como un vehículo de comunicación para dar a conocer al público uno de los lugares más reseñables y, a la par, más desconocidos, de la Villa de Madrid. Nos referimos al Cementerio de La Florida, en el Parque del Oeste, y nos atrevemos a calificarlo como uno de los más reseñables porque aúna varios aspectos que lo dotan de gran interés, como el ser el único cementerio del siglo XVIII que conservamos en Madrid y, sobre todo, por ser el lugar de reposo de los restos mortales de cuarenta y tres patriotas asesinados por los invasores napoleónicos en la madrugada del 3 de mayo de 1808. Solamente por este motivo merecería nuestro estudio y nuestra atención, nuestros desvelos para su digno mantenimiento.

Es un lugar común hacer comparaciones desfavorables para España respecto al orgullo con que otras naciones conservan sus lugares históricos, al margen de ideologías políticas o regímenes políticos. La Rusia actual muestra con orgullo sus trabajos de restauración de los monumentos zaristas y de otros del periodo Comunista, muy particularmente los que evocan, precisamente, su resistencia ante la Grande Armée (con el impresionante memorial dedicado a la batalla de Borodino en las cercanías de Moscú) y los centenares de recuerdan la Gran Guerra Patria, como allí denominan su lucha contra la invasión nazi. En el otro extremo del orbe, el Cementerio Nacional de Arlington, en el estado de Virginia, es lugar de homenaje permanente a los veteranos del ejército estadounidense y a ciertas figuras extraordinariamente relevantes de su Historia.

Sería demasiado prolijo seguir citando ejemplos semejantes en otros confines. Por el contrario, nuestra Patria dedica muy pocos desvelos a rendir tributo de agradecimiento a sus grandes personajes, sean del ámbito castrense, de las ciencias o las letras, del deporte, la beneficencia o las artes, aún cuando hay iniciativas frustradas en diferentes momentos, como el decepcionante Panteón de Hombres Ilustres, interesante conjunto en el que el estudio de las bellas artes y el de la crónica histórica se hermanan en un proyecto inacabado por diferentes motivos.

En los textos que componen esta página trataremos de desentrañar algunas facetas poco conocidas acerca de este cementerio madrileño cargado de Historia en el que los protagonistas son unos personajes que dieron su vida por defender la dignidad y la soberanía de una España víctima de la ambición desordenada de un personaje nefasto en la Europa de su tiempo al que, paradójicamente, aún se tributan homenajes propios de un héroe clásico. Si nuestras palabras sirven para mantener vivo el recuerdo de nuestros patriotas y ofrecerlos como ejemplo a las generaciones posteriores habremos cumplido nuestro principal objetivo. Muchas gracias.

José Luis Sampedro